Solidaridad no es un botín político: Lili Campos

Solidaridad no es un botín político: Lili Campos

Inician pavimentación en calles antes olvidadas
Grupos vulnerables tendrán atención prioritaria en ventanillas
Cumple Lili Campos con retiro de parquímetros

Ante las Fake News que siguen emanando en redes sociales para trata de desestabilizar el gobierno de Lili Campos, la presidenta en su informe semanal, aseguró estar centrada en renovar a Solidaridad y reiteró que el municipio “no es un botín político, ni un bastión que tiene que arrebatar a la mala”.

Esto, debido a los señalamientos anónimos contra la alcaldesa, que se han hecho en diversos pseudomedios, los cuales están siendo movidos por personas que no quieren ver bien a los solidarenses. Ante el golpeteo político, recordó “Nosotros no somos como otros políticos que únicamente viven de las fotos y de los eventos sociales y se ausentan de su trabajo”.

La munícipe mejor calificada de Quintana Roo, destacó que el gobierno de Laura Beristain le heredó una transformación fallida construida a base de robos a las arcas municipales, la inseguridad, el abandono de los servicios públicos, las obras sin terminar pero sobre todo, la falta de vocación para servir a los solidarenses, lo cual se ha ido revirtiendo en su gobierno.

Pese a las mentiras desesperadas para intentar manchar la excelente trayectoria de la presidenta, los ciudadanos la siguen posicionando en los mejores lugares a nivel municipal, estatal y nacional gracias a un gobierno conducido con transparencia y rendición de cuentas, cosa que el gobierno de Laura Beristain no hizo ni siquiera cuando entregó cuentas como gobierno saliente.

A Lili Campos, como nueva edil, le tocó en ese entonces auditar ese gobierno, sólo para darse cuenta del desorden que había dejado la abanderada de Morena, quien permanece impune frente a la claridad de sus acciones corruptas, pero está claro que quiere seguirse sirviendo con la cuchara grande.

Por lo pronto, Lili Campos ha dicho para cerrar el tema que ella seguirá trabajando por las y los solidarenses, de la mano del gobierno estatal y federal, reparando el daño que la mal llamada transformación de Beristáin, le hizo al municipio, con voluntad política y la suma de esfuerzos, dejando de lado los colores y resolviendo las necesidades de la gente.